13 de noviembre de 2010

Guantes de Golf

La cosa avanza. Hemos practicado en el campo de pruebas todo el recorrido del swing. A veces sale y muchas más no sale. Pero si consigues un buen golpe compensa por 10 malos. Espero mejorar poco a poco.
El otro día salimos al campo real. Un lujo, el sol en la cara, los pájaros cantando y ahí estaba yo con mi palo.

Estrenaba guante porque había sufrido algún resbalón y las rozaduras en el lado izquierdo de la palma de la mano me estaban molestando. Tuve que comprarme uno y sumergirme en el mundo de los guantes de golf.
Golf paso a paso te habla de los guantes de golf
Hay que elegir un guante que se nos adapte como una segunda piel, lo más ajustado posible, porque con el paso de las jornadas de golf se irá ensanchando un poco. Personalmente me he comprado un guante de piel sintética que me permite más ventilación y una correcta transpiración. Soy diestro y por eso tengo guante en la mano izquierda y si fuera siniestro además de "bailar sobre tu tumba" llevaría el guante en la mano derecha porque soy zurdo. Existen guantes de piel de vaca y de cabrito (estos últimos son los más aceptados por los profesionales). Pero ahora viene lo importante, el desgaste del guante nos va a proporcionar las pistas para corregir nuestros errores durante el swing. Lo ideal es que el guante se desgaste todo por igual y eso significa que durante todo el swing tenemos o adoptamos la postura correcta. No perdamos de vista que siempre sujetaremos más el palo con los dedos que con el resto de la mano. Si notamos que se desgasta por la zona de la palma de la mano cerca del pulgar eso significará que el grip de nuestro palo no es el correcto, será más pequeño de lo que necesitemos. El desgaste de la zona cercana a nuestra muñeca nos indicará que el palo se mueve durante el recorrido de nuestro swing y eso debemos de corregirlo.
Por último, comentar que hay que guardar el guante estirado para que no adquiera arrugas y tenerlo siempre limpio. Si va a ser nuestra segunda piel pensemos que no llevamos las manos sucias habitualmente.

Artículos más populares